Cómo alimentar a tu perro después de la cirugía

9/20/2018

Someterse a una cirugía puede ser una experiencia estresante para tu perro. Al igual que con los humanos, los perros necesitan un período de descanso y convalecencia después de la operación, durante el cual pueden necesitar ser alimentados de una manera que no agrave su sistema digestivo. La forma y el contenido de su alimentación puede ayudarlos a recuperarse y desarrollar un sistema digestivo más saludable y con mejor funcionamiento tras la cirugía.

Maneras de alimentar a tu perro después de la cirugía

Según el tipo de cirugía a la que se haya sometido tu perro, el veterinario te recomendará la mejor manera de alimentarlo. Para algunos problemas digestivos, la cirugía puede implicar colocar un tubo de alimentación que conduzca directamente al estómago o esófago de tu perro, sin pasar por ningún órgano que pueda estar funcionando mal.

Si tu perro tiene un tubo de alimentación, tendrás que cambiar la consistencia de su dieta para que pueda administrarse a través del tubo y posiblemente, mediante una jeringa. Las dietas líquidas, los alimentos húmedos y los alimentos secos muy humectados se pueden administrar a través del tubo de alimentación, siempre que tengan la textura y el tamaño adecuados para que no lo bloqueen.

Como alternativa, puedes adaptar la comida de tu perro para que se pueda convertir en pequeños "bolos" sólidos; es decir, pequeñas porciones condensadas que sean más fáciles de comer. El veterinario podrá informarte cuál es la mejor opción para tu mascota.

A medida que tu perro se recupera, puedes tomar otras medidas para ayudarlo a comer de forma más fácil y cómoda. Colocar su comida y agua más arriba, en lugar de usar tazones en el piso, puede ayudarlo con la digestión, ya que la gravedad ayuda a que la comida se mueva hacia su estómago. Los perros pequeños pueden ser alimentados mientras se los sostiene, con la cabeza sobre tu hombro. Y si puedes levantar a tu perro, puedes sostenerlo verticalmente durante un breve instante después de alimentarlo para ayudar a mover los alimentos.

Adult Jack Russell lying down indoors on a dog bed with a cone on.
Adult Labrador Retriever sleeping indoors on the carpet.

Qué alimento darle a tu perro después de la cirugía

Es importante seguir las pautas del veterinario sobre con qué alimentar a tu perro después de la cirugía, ya que cada perro y sus necesidades nutricionales serán diferentes.

Es posible que tu perro necesite un equilibrio de líquidos diferente al normal, según lo que se haya perdido en su etapa previa a la cirugía. Si a tu perro le cuesta ingerir líquidos, los cubitos de hielo pueden ser útiles, ya que son más fáciles de ingerir.

A menudo, se recomienda una dieta alta en grasas después de una cirugía, ya que le permite a tu perro obtener los requisitos de energía que necesita sin tener que consumir grandes cantidades de alimento que puedan generar una presión innecesaria en el sistema digestivo. Sin embargo, según el problema original de tu mascota, el veterinario puede sugerir una dieta baja en grasa para prevenir la irritación de sus órganos digestivos.

Los alimentos blandos, los que están a la temperatura del cuerpo y los que se diluyen con agua son útiles para que tu perro obtenga los nutrientes que necesita después de una cirugía sin abrumar su sistema digestivo con nuevos sabores y texturas o alimentos demasiado ricos. Los alimentos para convalecencia son una buena opción, ya que están diseñados para ayudar a la recuperación de tu perro a la vez que son suaves para la digestión.

Una cirugía y la recuperación pueden ser un momento difícil tanto para ti como para tu perro. Pide consejo a tu veterinario sobre la mejor manera de cuidar la salud poscirugía de tu mascota, de seguro no tendrá problema en asesorarte.

Volver arriba