Ayudamos a los gatos y perros a tener la mejor salud posible.
Salud y bienestar

La salud urinaria del perro y su dieta

Perro adulto en el exterior, comiendo de un bol rojo.
La alimentación del perro puede repercutir en gran medida en el mantenimiento de una buena salud urinaria, ahorrándole al perro incomodidad y dolor.

Los perros pueden sufrir problemas urinarios en cualquier momento de su vida, causados por una combinación de predisposiciones genéticas o derivadas de su raza, estilo de vida y factores como infecciones bacterianas. Su alimentación desempeña un papel importante en el mantenimiento de una buena salud urinaria, y también se puede ayudar a prevenir posibles problemas.

¿Por qué es importante la salud urinaria de mi perro?

Un sistema urinario saludable es crucial para las funciones internas del perro. El sistema urinario del perro, que incluye los riñones y la vejiga, trabaja para procesar y eliminar los productos de desecho de su organismo. Si hay problemas renales, el organismo deja de poder eliminar estos desechos. Entre los problemas de vejiga se pueden incluir las infecciones y los cálculos. Estos problemas pueden producir molestias en el perro y afectar a su salud general.

¿Qué problemas urinarios pueden tener los perros?

Como los humanos, los perros pueden ser propensos a la formación de "cálculos" urinarios. Estas se producen cuando la concentración de ciertos minerales en la orina del perro es demasiado alta. El pH de la orina, el volumen de esta y otros factores también desempeñan un papel en su formación. Es más probable que en los perros estas piedras aparezcan en la vejiga, en lugar de en los riñones (que es donde aparecen habitualmente en los humanos). Los cálculos en la vejiga pueden causar inflamación, predisponer a infecciones e incluso causar obstrucciones del tracto urinario.

Existen diferentes tipos de cálculos según los diferentes minerales que los formen. Ejemplos de estos son la estruvita, el oxalato de calcio, el urato y la cistina. Estos cálculos se forman en diferentes condiciones, y el pH de la orina y la genética, así como otros factores, desempeñan un importante papel en dicha formación. 

Los perros también pueden sufrir una infección bacteriana que puede causar molestias en el tracto urinario inferior. La incontinencia, las anomalías anatómicas congénitas y los tumores se encuentran entre otras afecciones que afectan el tracto urinario en los perros.

Jack Russell adulto de pie en el exterior comiendo de un tazón de color beige y plata.

¿Qué perros tienen riesgo de sufrir problemas urinarios?

Aunque todos los perros pueden desarrollar problemas urinarios, algunas razas y tipos tienen más predisposición a ellos. Las razas más pequeñas presentan un mayor riesgo de formar ciertos tipos de cálculos, en parte porque beben menos agua, tienen la orina más concentrada y orinan con menos frecuencia que los perros más grandes. 

Los Dálmatas tienen una alteración genética que afecta al metabolismo de proteínas en su cuerpo, lo que supone un riesgo de formación de cálculos de urato. El Bulldog Inglés y otras razas también pueden sufrir esta alteración. Además, si el perro padece sobrepeso, tiene más predisposición al desarrollo de cálculos de oxalato cálcico.

¿Cómo puede la dieta contribuir a la salud urinaria de mi perro?

La dieta puede ser un recurso útil para mantener un entorno urinario saludable y reducir el riesgo de desarrollar ciertas tipos de cálculos. Esto se consigue, controlando el pH de la orina, limitando la concentración de precursores de los cálculos y, en algunos casos, favoreciendo la dilución urinaria, previniendo así la sobresaturación de la orina que es el estado en que se forman cálculos de forma espontánea.

En los perros, algunos tipos de cálculos urinarios se pueden disolver con fórmulas nutricionales de uso veterinario y medicamentos. Otros tipos de cálculos no pueden disolverse y deben extraerse mediante procedimientos mínimamente invasivos o cirugía. Si el perro tiene una infección, debe tratarse con antibióticos.

Es importante que tu perro siempre tenga agua disponible para animarle a beber. Al incrementar el consumo de agua, producirá un mayor volumen de orina y la micción será más frecuente. Esto reducirá la concentración de minerales además de producirse un efecto "arrastre y lavado" del tracto urinario. Es posible que el veterinario te prescriba un alimento formulado específicamente para estimular la ingesta voluntaria de agua. El perro siempre debe tener disponible agua fresca y limpia, y debes sacarlo a la calle a menudo para que pueda orinar.

Si observas que su comportamiento a la hora de orinar ha cambiado, llévalo al veterinario para que le haga una exploración completa y te prescriba un alimento formulado específicamente para sus problemas urinarios.

  • Salud urinaria

Pon "Me gusta" y comparte esta página

Artículos relacionados
Gran Danés adulto de pie en un jardín bebiendo de un bol plateado.

​¿Cómo se tratan los problemas urinarios en perros?

Young dog lying down on a sofa.

Problemas urinarios en perros

Encontrar un veterinario

Si te preocupa la salud de tu perro, consulta con tu veterinario .

Buscar cerca de mi ubicación
Jack Russel Terrier adulto de pie en blanco y negro sobre un fondo blanco
Cookie Settings