Ayudamos a los gatos y perros a tener la mejor salud posible.
Gatito

Preparar la primera visita de tu gatito al veterinario

Gatito sentado en una mesa de examen mientras un veterinario lo revisa.
Tal vez ya estés acostumbrado a llevar mascotas al veterinario, pero, si no es así, merece la pena que dediques unos minutos a leer el siguiente artículo para conocer el proceso y asegurarte de que tu gatito se sienta lo más cómodo posible.

Tal vez ya estés acostumbrado a llevar mascotas al veterinario, pero, si no es así, merece la pena que dediques unos minutos a leer el siguiente artículo para conocer el proceso y asegurarte de que tu gatito se sienta lo más cómodo posible.

¿Cómo elegir al veterinario de tu gatito?

Cuando te dieron a tu gatito, tal vez te aconsejaron que siempre lo llevaras al mismo veterinario. Si, por cualquier motivo, esto no es posible, tendrás que elegir una nueva clínica veterinaria para tu mascota.

Aspectos a tener en cuenta al elegir una nueva clínica veterinaria:

  • <root/>
  • A qué distancia se encuentra de tu casa
  • Cómo llegar allí
  • Si puedes aparcar fácilmente
  • Si la clínica está limpia y bien cuidada
  • Si los historiales clínicos de las mascotas se mantienen actualizados
  • Si envían recordatorios para poner las vacunas.
  • Qué programas de medicina preventiva han implementado
  • Qué equipos tienen y si son de buena calidad
  • Cómo organizan los servicios de urgencias ó las guardias
  • Si ofrecen información nutricional para tu mascota
  • Si su enfoque resulta adecuado para las necesidades de tu gato

Desde hace algún tiempo, los profesionales especialmente conscientes de las necesidades específicas de estos animales han adoptado un enfoque "clínica amigable para los gatos". Estas clínicas están diseñadas en torno a las necesidades de los gatos, con horarios de quirófano o salas de espera especiales solo para gatos. Cuentan con dispensadores de feromonas tranquilizantes, iluminación difusa y un ambiente tranquilo, y se muestran especialmente pacientes y atentos con estos animales. Todos estos elementos permiten a los veterinarios, propietarios y gatos tener consultas o recibir atención en unas condiciones óptimas.

Cuando los gatos se muestran poco colaboradores (o tal vez incluso agresivos) durante las visitas al veterinario, es porque están asustados y es su forma de manifestarse antes las "amenazas".

¿Qué hacer antes de la visita de tu gatito al veterinario?

Al veterinario le resultará de gran ayuda tu información, como propietario del gato, para decidir qué vacunas son necesarias.

Antes de ir a la consulta, revisa el historial médico de tu gato. Puede resultar útil anotar alguna información, por ejemplo, la alimentación de tu gato (marca, cantidad, etc.), lo que bebe, su entorno y si has observado algún cambio en su comportamiento, en su sistema digestivo o en sus hábitos alimentarios.

Es muy importante que conserves una copia impresa del historial médico de tu gato y de los tratamientos que haya recibido en el pasado; lo ideal es que guardes este historial en una carpeta destinada a sus asuntos médicos.

Transportar a tu gatito al veterinario

Por motivos de seguridad, tu gato deberá viajar en un transportín especialmente diseñado para gatos. Lo ideal es que el transportín le resulte familiar. Para facilitar las cosas, si tienes previsto acudir al veterinario próximamente, saca el transportín varios días antes de la cita y déjalo abierto en algún rincón de la casa en el que a tu gatito le guste estar.

También puedes pulverizar feromonas tranquilizantes y colocar una manta dentro que ya esté impregnada del propio olor del gato , ya que esto le ayudará a acostumbrarse al transportín y a sentirse seguro. Si el trasnportín tiene un lado abierto, cúbrelo con una manta o una toalla para que tu gatito esté menos expuesto.

Cómo manejar a tu gatito en el veterinario

Para que a tu gatito no le afecte demasiado su visita al veterinario, puedes seguir estos consejos útiles:

  • En la sala de espera, deja al gato en su transportín y colócalo en una superficie elevada como, por ejemplo, una silla.
  • Procura no hacer ningún movimiento brusco y sácalo con cuidado para colocarlo en la mesa de exploración.     
  • Algunos gatos se sienten seguros en su transportín. Si es así, quita la parte de arriba para que el veterinario pueda acceder al animal.
  • Háblale a tu gato en voz baja y mantén la tranquilidad. Si estás nervioso, tu gato lo notará y se estresará aún más.
  • Puedes confiar en los profesionales: tu equipo veterinario está acostumbrado a tratar con gatos, incluso con los menos colaboradores. <root/>
  • Algunos veterinarios hacen visitas a domicilio. En ese caso, sitúa al gato en una habitación, preferiblemente, en una que no tenga demasiados lugares para esconderse. Recuerda que habrá casos en los que no te quede más remedio que acudir a la clínica con el gato.
  • Si el gato se asusta, su estado de salud puede empeorar, especialmente si padece problemas respiratorios o ha sufrido un accidente. En ese caso, lo mejor es estar tranquilo, calmar a tu gato acariciándole y hablar en voz baja.
  • Si tu gato tiene que hospitalizarse, elige un lugar en el que se tengan en cuenta las necesidades específicas de los gatos. Si la hospitalización se ha planificado con antelación, puedes llevar el cojín ó la manta favorita de tu gato, ó incluso alguna prenda de vestir tuya y que, por lo tanto, esté impregnada con tu olor.
Gatito sentado en una mesa de examen mientras un veterinario lo revisa.

Volver del veterinario

La mayoría de las veces, los gatos están encantados de volver a su entorno familiar. Al volver de la clínica, deja que tu gato se acomode tranquilamente.

Si está lo suficientemente recuperado, seguramente querrá comprobar que no se han movido los muebles, que el jardín sigue ahí y que nadie se ha apropiado de su arenero.

Es muy probable que inspeccione sus rincones favoritos y que frote su frente o se afile las uñas con los muebles para marcarlos con su olor.

Si tienes varios gatos en casa, deberás tomar algunas precauciones para que la vuelta del veterinario sea tranquila.

Reintroducir a tu gatito con otras mascotas

En los grupos de gatos estables, todos se conocen entre sí y han intercambiado señales olfativas regularmente.

Cuando un gato vuelve a casa tras un tiempo fuera, puede ser que el resto del grupo no lo reconozca y eso genere ansiedad e incluso peleas.

Por lo tanto, es necesario tomar algunas precauciones antes de reintroducir un gato en el hogar.

Estas medidas también se pueden adoptar al traer un animal nuevo a casa, sea cual sea su especie:

  • Primero debes rociar feromonas sintéticas por la casa para que el ambiente sea agradable.
  • Para que el recién llegado tenga un olor "local", puedes restregarle un paño con el olor de algún gato que no haya salido de casa.
  • Si es posible, coloca en el trasportín una manta usada por los gatos que no se han movido de casa; así el gato que regresa reconocerá el olor de sus compañeros.

Si tu gatito experimenta un encuentro estresante antes, durante o después de una visita al veterinario, es posible que le deje una impresión duradera y en el futuro sea más reticente a ir al veterinario.

Si sigues estos sencillos pasos para garantizar que el proceso se desarrolle con tranquilidad, tu gato irá más cómodo y seguro al veterinario en su etapa adulta.

  • Crecimiento intenso

Comparte esta página

Nutrición especialmente adaptada para tu gatito

Fórmulas nutricionales que ayudan a tu gatito a desarrollar sus defensas naturales y su sistema digestivo y a crecer sano.

Content Block With Text And Image 1
Artículos relacionados
Young cat lying down on an examination table being checked over by a vet.

Parásitos internos en gatos

Kitten cat sitting indoors by an orange food bowl.

Qué dar de comer a los gatitos

Young cat lying down on an examination table being checked over by a vet.

Chlamydophila felis