Ayudamos a los gatos y perros a tener la mejor salud posible.
Salud y bienestar

Señales que indican que tu perro está envejeciendo

Ageing Golden Retriever lying down in a garden.
El envejecimiento es un proceso natural y complejo que afecta a la capacidad de mantenimiento de los procesos metabólicos por parte del organismo. Hay una serie de señales a tener en cuenta para identificar si un perro es sénior.

El envejecimiento de los perros es un proceso gradual que puede pasar inadvertido para los dueños. Hay una serie de señales a tener en cuenta para identificar si un perro es sénior, así como una serie de cambios que experimentan los perros mayores al envejecer.

Perros de edad avanzada

El envejecimiento es un proceso biológico natural y complejo que puede afectar a la capacidad del organismo de mantener varios procesos metabólicos y que aumenta la vulnerabilidad a enfermedades. Aunque es inevitable, hay formas de ralentizar el proceso o, al menos, evitar que se acelere. Lo principal es prevenir o retrasar la aparición de enfermedades siempre que sea posible y, si aparecen, identificarlas lo antes posible y tratarlas adecuadamente para preservar la salud del perro el mayor tiempo posible. La estrategia más adecuada es la medicina preventiva.

¿Cuándo se considera mayor a un perro?

La edad es un número, no una enfermedad. La madurez y la vejez son conceptos arbitrarios, definidos a partir de la esperanza de vida. Se considera que un perro es maduro cuando llega a la mitad de su esperanza de vida, y que es mayor cuando ha vivido tres cuartas partes de su esperanza de vida. Los perros envejecen de formas y a ritmos diferentes según su tamaño. Las razas pequeñas tienen una esperanza de vida más larga, por lo que envejecen más lentamente.

Por el contrario, los perros de mayor tamaño tardan más en alcanzar la edad adulta y envejecen más rápido. Esta diferencia evidencia que no tienen las mismas necesidades.

Consecuencias del envejecimiento

El envejecimiento es un proceso natural que afecta a todo el organismo. Ningún sistema de órganos se libra de sus efectos. Dicho esto, la mayor ó menor predisposición al desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad dependerá de la susceptibilidad individual de cada individuo. Lo más importante es entender el proceso envejecimiento para ralentizar sus efectos.

Aumento de los depósitos de grasa

Al envejecer, los perros tienden a ganar peso: forman depósitos de grasa a expensas de la masa muscular. Si pierden mucha masa muscular, su movilidad se ve afectada y gastan menos energía. Esto a su vez conlleva un mayor aumento de peso y una mayor pérdida de masa muscular. Así pues, es fundamental monitorizar la condición corporal de los perros para evitar que ganen peso y pierdan masa muscular. También es fundamental tratar cualquier dolor que les pueda impedir hacer ejercicio.

Braco de Weimar en envejecimiento caminando al aire libre en un sendero cubierto de hierba.

Problemas dentales

El acúmulo de placa provoca inflamación e infecciones en las encías (enfermedad periodontal), lo que puede dar lugar a la caída de los dientes. Estos problemas en las encías hacen que al perro le resulte más difícil comer porque le duele cuando mastica.

Además del mal aliento que produce, el aumento acelerado de las bacterias que se propagan por el organismo puede dañar otros órganos. El sistema inmunológico trabaja de continuo, lo que somete al organismo a una gran tensión y lo hace más susceptible a las infecciones.

Durante toda la vida del perro, la higiene dental es muy importante, pero lo es más aun cuando envejece. Acostumbra al perro a que le cepillen los dientes desde cachorro como medida preventiva que ayudará a preservar la calidad y la salud de sus dientes durante toda la vida. La dieta desempeña un papel importante en este sentido. La composición e incluso las características físicas de las croquetas (tamaño, forma, dureza) pueden ayudar a retrasar la acumulación de placa dental.

Tránsito intestinal más lento

El tránsito intestinal se vuelve más lento en los perros de mayor edad. Esto está relacionado con la disminución del tono muscular en el intestino y una disminución de la secreción de ácidos digestivos que ayudan a digerir los alimentos. Esto provoca estreñimiento, a menudo seguido de diarrea. Estos problemas se pueden controlar con una dieta adaptada.

Al igual que el resto del organismo, el intestino comienza a funcionar de forma menos eficiente. El rendimiento digestivo se reduce, absorbe nutrientes en menores cantidades y se tarda más tiempo en adaptarse a un cambio de alimentación. Un alimento de alta calidad y muy digestible minimiza estos efectos.

Sistema inmune y sentidos

El proceso de envejecimiento también conlleva una disminución en la protección inmunológica, haciendo que sean más susceptibles a infecciones y enfermedades. Junto con esto, se produce una pérdida de visión y olfato que puede dar como resultado una disminución del apetito.

Es importante que el perro siga estando activo a medida que avanza en edad. Si el animal disminuye su movilidad, está menos atento o demasiado tranquilo, el veterinario debería examinarlo. Es muy importante no confundir los efectos inevitables del envejecimiento con una discapacidad debida a un deterioro orgánico.

Con el cuidado adecuado y una alimentación adaptada a sus necesidades, los perros que envejecen pueden seguir viviendo una vida feliz y saludable. Si tienes dudas sobre la alimentación y los cuidados necesarios de tu perro sénior, consulta con tu veterinario.

  • Envejecimiento

Pon "Me gusta" y comparte esta página

Artículos relacionados
Ageing German Shepherd standing outdoors in a field.

¿Qué cuidados debo prestar a mi perro de edad avanzada?

Ageing Irish Setter lying down indoors.

Cómo cambian las necesidades nutricionales del perro con la edad

Ageing dog standing outdoors with a woman.

Cuidados en la última etapa de la vida de tu perro

Cookie Settings