Ayudamos a los gatos y perros a tener la mejor salud posible.
¿Estás pensando en tener un perro?

Cómo cuidar a un perro

Puppy Beagle running on a sandy beach.
Hay mucha información que debes tener en cuenta cuando tienes un cachorro por primera vez, pero si te tomas el tiempo necesario para conocer sus necesidades desde el principio, garantizarás que su salud física y emocional evolucione adecuadamente.

Hay varios factores que influirán en las necesidades de salud y bienestar de tu perro, en especial su raza y edad. Por lo tanto, es importante que se tengan en cuenta sus características particulares, desde sus necesidades nutricionales hasta el ejercicio y el aseo personal. De todos modos, hay varios factores que todos los perros necesitan para que estén sanos y bien adaptados de la familia.

Ejercicio

Todos los perros necesitan ejercicio, pero la cantidad y el tipo varían con la edad, el tamaño y la raza.

  • Asegúrate de que tengan espacio para hacer ejercicio: Los paseos de un perro no deben ser simplemente una salida corta para orinar.
  • Poco y frecuente: Recuerda, los perros de tamaño grande y gigante tienen períodos de crecimiento más largos durante los cuales se desarrollan sus huesos y articulaciones. Por lo tanto, no deben dar paseos muy largos ni practicar ciertos deportes hasta que sean más grandes, sino que deben optar por paseos más cortos y frecuentes.
  • Procura que tenga tiempo para jugar: El juego es una parte natural del ejercicio del perro y lo ayuda en su desarrollo psicológico. Beneficia al perro de varias maneras: pasas tiempo con él, se fortalece el vínculo, controla su peso, mantiene su vitalidad y refuerza su sistema cardiovascular e inmunológico.

Entorno

Los cachorros son muy receptivos a su entorno, y las experiencias negativas les afectan durante mucho tiempo. El desarrollo conductual de un cachorro tiene varias fases, incluido el período de socialización, que comienza a las cuatro semanas y se alarga hasta las catorce.

El período del miedo se encuentra dentro del de socialización, por lo que cualquier trauma que sufra durante ese tiempo puede tener consecuencias negativas y duraderas. Por lo tanto, es importante prestar mucha atención a las experiencias de un cachorro en su entorno desde el primer día.

  • Proporciónale su propia cama: Asegúrate de que tenga una cama propia en la que pueda cobijarse y sentirse seguro.
  • Proporciónale un entorno estimulante: A los cachorros les gusta mucho esconderse en cajas de cartón y morder juguetes de goma. Deben supervisarse todas las sesiones de juego.
  • Ayúdale a familiarizarse con nuevos entornos gradualmente: Si vivís en una ciudad, debe familiarizarse gradualmente con las cosas que se encontrará, como coches, escaleras mecánicas, ascensores, trenes, tranvías o autobuses.
  • Acostúmbralo a estar solo: Los cachorros deben aprender a quedarse solos.
  • Preséntale a otros perros: Para mejorar la socialización, los cachorros deben interactuar con otros perros y animales, y participar en la medida de lo posible en las salidas familiares.
  • Sácalo a la calle: No esperes a sacar al cachorro a la calle. Debe comenzar a explorar su entorno a partir de los dos meses de edad.
Cachorro de Golden Retriever acostado en el interior masticando un juguete.

Alimentación

Al igual que pasa con el ejercicio, las necesidades nutricionales cambian a medida que el cachorro crece. Al principio, los cachorros requerirán varias comidas pequeñas al día, que se irán reduciendo gradualmente a una o dos. Del mismo modo, el tamaño y la raza del perro influirán en sus necesidades nutricionales, ya que hay razas que presentan una mayor sensibilidad digestiva que otras. Los perros siempre deben tener acceso libre a agua, y es importante no sobrealimentarlos.

Si tiene dudas sobre la cantidad de alimento que se le debe proporcionar, o cómo puede afectar esto a su curva de crecimiento, consulte a su veterinario. Él podrá guiarle para que el crecimiento sea óptimo y evitar la obesidad y la consecuente presión sobre las articulaciones.

Uno de los objetivos de la alimentación es suministrar energía, pero también es fundamental para el desarrollo y mantenimiento de las células del organismo, al mismo tiempo que ayuda a prevenir problemas digestivos, cutáneos, dentales, articulares ó transtornos relacionados con la edad. Un alimento saludable y que satisfaga las necesidades nutricionales del animal, aportará las cantidades y proporciones adecuadas de nutrientes.

  • No cambies su alimentación de forma brusca: para evitar alterar el sistema digestivo del cachorro cuando llegue a casa por primera vez, dale el mismo alimento que comía antes de formar parte de su nuevo hogar. Si decides cambiar, hazlo gradualmente durante un período de transición de una semana mezclando el alimento anterior y el nuevo en diferentes proporciones.
  • Asegúrate de darle la alimentación adecuada a su edad: una fórmula adaptada a los cachorros , que satisfaga perfectamente sus necesidades de crecimiento. Para que el crecimiento sea óptimo, sigue las recomendaciones del veterinario.
  • Establece una rutina: los perros son animales gregarios y establecer una jerarquía es fundamental para ellos Alimenta al cachorro todos los días en el mismo lugar, a la misma hora, y después de que tú y tu familia hayáis comido para que comprenda que eres tú el que tiene la posición dominante en el hogar. Después de comer, si es posible, evita que el cachorro dé saltos durante una o dos horas.
  • Los premios deben ser la excepción, no la regla: con esto ayudamos a mantener al perro en su peso ideal. El azúcar y el chocolate están prohibidos, ya que el chocolate puede ser tóxico para los perros. Puedes utilizar croquetas con reducido contenido calórico como ayuda a su educación.

Cuidados y salud

El aseo regular es un buen hábito que conviene adquirir. Ayudará a proteger la salud de la piel y el pelaje del cachorro, además de mejorar el vínculo entre vosotros. También será más probable detectar parásitos externos ó alguna alteración cutánea, en una etapa temprana. A la mayoría de los perros les encanta que les aseen si se acostumbran a una edad temprana, ¡pero nunca es demasiado tarde para empezar!

  • Comienza el cuidado dental desde bien pequeño: de esta manera el cachorro se acostumbrará a que le cepillen los dientes con cepillo y pasta de dientes especialmente diseñados para perros. Cepilla los dientes del cachorro varias veces a la semana.
  • Pide citas para las vacunas: las vacunas ayudan a prevenir enfermedades contagiosas y, a veces, fatales. Algunas son obligatorias, mientras que otras solo son recomendables. Los cachorros suelen comenzar su programa de vacunación entre las 6 y 8 semanas.
  • Pregúntale al veterinario sobre las lombrices: los cachorros pueden tener lombrices, y debe realizarse una desparasitación interna todos los meses hasta la edad de seis meses, y luego de forma semestral. El veterinario ecomendará el mejor programa de vacunaciones para tu cachorro, por lo que es importante seguir sus indicaciones.
  • Pregunta al veterinario sobre protección antipulgas: recuerda proteger al cachorro frente pulgas y garrapatas. Para que el tratamiento sea efectivo, hay que tratar tanto al perro como a su entorno. Pide consejo a tu veterinario.     
  • Tanto si es macho como hembra, considera esterilizar a tu mascota: es una decisión importante que debe pensarse cuidadosamente. Es importante sopesar los posibles beneficios de la esterilización de tu mascota frente a la posibilidad de criar en el futuro.

Entrenamiento

El buen comportamiento y la obediencia deben comenzar temprano. El programa de educación deberá comenzar lo antes posible, a una edad en la que el cachorro tiene de forma innata una gran capacidad de aprendizaje.

Para tu comodidad y la de los demás, el perro debe comprender algunas reglas básicas. No dudes en pedir ayuda profesional a la hora de educar a tu perro. Hay muchos clubes caninos o escuelas de adiestramiento que pueden ayudarte en este cometido.

  • Educación para que no haga sus necesidades en casa: cuando llega a casa, es muy probable que el cachorro no esté educado para hacer sus necesidades fuera. La educación requiere tiempo y paciencia, pero nunca castigues ni regañes a un cachorro que haya tenido algún "accidente". En vez de esto, encuentra formas de evitar que el cachorro haga sus necesidades en casa.
  • Comienza a llamarlo por su nombre pronto: desde el principio, pronuncia su nombre de forma lenta y clara para atraer su atención y asocia su nombre a cada orden. Elige los momentos en los que esté en alerta para ayudarlo a conocerte mejor e invítalo a venir hacia ti para enseñarle a obedecer.
  • Poco a poco, acostúmbralo al coche: haz que el cachorro se acostumbre a ir en coche desde pequeño, para que no le cause inquietud. Acostúmbralo a viajes cortos antes de emprender un viaje largo.

La primera vez que se tiene un cachorro, habrá mucha información que asimilar, incluido todo lo que se necesita inicialmente para garantizar su salud física y emocional; pero comenzar de la manera correcta hará que a ti y a tu perro os resulte más fácil avanzar y, si alguna vez tienes dudas, tu veterinario te ofrecerá asesoramiento y asistencia.

  • Bienestar general
  • ¿Es un perro lo adecuado para ti?

Comparte esta página

Artículos relacionados
Adult Dachshund lying down in a living room with people behind.

Cómo educar a los niños en el cuidado de un perro

Beneficios de convivir con un perro

Adult English Cocker Spaniel sitting indoors while a woman grooms its ears.

El gasto que supone tener un perro

Más información sobre razas de perros

Buscar razas

Ver todas las razas
Cachorro de Teckel saltando en blanco y negro sobre un fondo blanco