El juego del gato

01/01/0001
Los gatos de corta edad utilizan el juego como una forma de aprendizaje de las técnicas de caza que pudieran llegar a necesitar a lo largo de su vida, pero también es para ellos una forma fundamental de adquirir un desarrollo completo de todas sus estructuras.

Debido al juego los cachorros llegan a establecer los ajustes oportunos entre ciertas sensaciones que llegan del mundo exterior y su organismo; es decir, el juego mantiene en perfecto estado de alerta a los cinco receptores fundamentales del animal –vista, oído, olfato, gusto y tacto– y permite una extraordinaria coordinación de todos los mecanismos.

Juego durante toda la vida

Cuando el ser humano incorpora a ciertos animales a su entorno, normalmente intenta que éstos mantengan una continua “niñez”; por ello, el hombre quiere que su gato sea siempre un cachorro, que lo necesite, que demande, acepte y busque sus manifestaciones de cariño.

Dicho intento por mantener el comportamiento de la etapa juvenil de las mascotas se consigue tanto por la convivencia en los entornos humanos como por la total dependencia del hombre. Por ello, un gato en cualquier etapa de su vida puede seguir manifestando comportamientos infantiles, entre los que está el juego.

Hoy día todos los especialistas asocian el juego con el bienestar del animal, incluidos los cachorros, dado que los gatos juegan cuando están tranquilos, cuando ninguna otra necesidad (alimenticia, territorial, etc.) les preocupa ni requiere de su plena atención.

El juego preferido de los gatos es perseguir objetos en movimiento. Tan importante es esta actividad lúdica de persecución, acecho y caza, que cuando no dispone de estímulos de juego pueden aparecer problemas. A este respecto, no son pocos los propietarios que llegan a las consultas veterinarias quejándose de los arañazos y mordiscos que su gato les propina de forma sorpresiva cuando caminan por el pasillo de su casa. Sin embargo, dicha conducta inadecuada del gato se solucionaría fácilmente aportándole más momentos de entretenimiento.

Beneficios del juego

  • Ejercicio. El juego es vital para mantener un estado sanitario correcto, entre otras razones porque va unido al ejercicio; por ello, podemos concluir que el juego aporta salud.
  • “Ansiolítico”. Los felinos caseros pueden padecer de estrés y ansiedad, cuyos efectos indeseables ellos combaten de varias formas. Una de ellas es el atusado propio, que aporta calma y relajación; otra es el juego, que le permite no verse afectado por la depresión y la letargia de una vida en un entorno cerrado.
  • Estimulación. Un gato necesita estímulos, así que si no los tiene, los busca. Lo puede hacer mirando a los pájaros a través de los cristales, incluso “atacando” a los pies de su propietario o de cualquier otra forma. El fin es bien claro, el juego aporta estímulos y nuevos escenarios en su rutina diaria.

Volver arriba