Ayudar a los perros y gatos a llevar la vida más saludable.

Calicivirus en gatos

Veterinario revisando a un gato joven sentado en camilla de exploración.
El calicivirus felino (FCV) es un virus muy común en la población gatuna. Entre sus síntomas se incluyen secreción nasal, gingivitis y úlceras en la boca.

¿Cuál es la diferencia entre el FCV y el FHV?

El calicivirus felino causa FCV, cuyos síntomas habituales incluyen lo siguiente:

  • Secreción nasal
  • Gingivitis
  • Úlceras en la boca

Se trata de un virus desnudo, lo que significa que es relativamente resistente en el entorno externo y es difícil de eliminar. Después de la infección, el gato puede tardar desde unas pocas semanas hasta unos cuantos meses en recuperarse completamente.

El herpesvirus felino (FHV) afecta a los ojos en forma de conjuntivitis y úlceras corneales, además de causar secreción nasal.

Estos dos virus son bastante diferentes, pero a veces se confunden, ya que suelen estar relacionados con la "gripe felina", un síndrome que se caracteriza por infecciones oculares (conjuntivitis, secreciones), secreciones nasales, inflamación y úlceras en la boca.

¿Existen efectos secundarios para un gatito que sufre de FCV?

El FCV puede tener consecuencias graves para los gatos, en especial para los gatitos, ya que afecta su capacidad para comer. El sentido del olfato es importante para que los gatos se alimenten, porque una nariz tapada puede hacer que rechacen la comida, mientras que las heridas dolorosas en la boca pueden ser otra razón para no comer.

¿Cómo se propaga el FCV?

El FCV se propaga de las siguientes formas:

  • Directamente de un gato a otro
  • Humanos que acarician gatos y no se lavan las manos

También hay que limpiar regularmente los objetos que entran en contacto a diario con un gato infectado, como los platos de comida, las jaulas y los cepillos, para detener la propagación de la infección.

¿Es posible que mi gatito se contagie el FCV al estar en contacto con otros gatos?

Tu gatito podría estar expuesto al virus incluso cuando está en contacto con otros gatos que parecen estar sanos.

De hecho, un animal que no muestra signos de ninguna enfermedad también puede ser portador de algunas afecciones, como el calicivirus felino. Este portador sano puede representar un riesgo para otros miembros de la comunidad, especialmente para los gatitos.

Si mi gatito tiene calicivirus felino, ¿se recuperará?

El calicivirus felino existe en una amplia variedad de cepas, lo que significa que un gato puede infectarse muchas veces a lo largo de su vida, de manera similar a los humanos que se contagian un resfriado común una y otra vez.

Un error frecuente es pensar que los gatos nunca se curan del FCV una vez que se infectan por primera vez. De hecho, en el caso de una primera infección en un animal sensible, el gato puede presentar síntomas o no. Después de esta fase, sigue contagiando el virus en un lapso de unas pocas semanas a varios meses, pero, en la mayoría de los casos, finalmente se recupera. Esto es particularmente cierto si el animal vive solo y no se vuelve a contagiar.

Para los gatos que viven juntos, el problema es que el virus circula y los gatos se vuelven a contagiar constantemente (ya sea por contacto con otros gatos o por el medio ambiente contaminado, ya que el virus es resistente en el ambiente externo).

Siempre recordá lo siguiente: un gato que vive solo y está infectado con el calicivirus debería eliminar el virus por completo después de un período de unas semanas a unos meses.

¿Cómo puedo evitar que mi gatito se contagie el calicivirus felino?

Asegurarte de que tu gatito esté vacunado ayuda a prevenir enfermedades contagiosas, incluido el FCV. Algunas vacunas son obligatorias, mientras que otras solo se recomiendan. Estas últimas pueden variar según donde viva el gatito o gato, su edad, su estilo de vida y su estado inmunológico.

Estas son algunas de las vacunas principales que se recomiendan para los gatitos:

  • Calicivirus felino (FCV)
  • Virus de la panleucopenia felina (FPV)
  • Herpesvirus felino (FHV-1)
  • Virus de la rabia (VR)

Las vacunas son más eficaces cuando se administran en fechas fijas, con vacunas de refuerzo en momentos específicos.

¿Cuándo debo vacunar a mi gatito?

Las vacunaciones iniciales deben comenzar entre las siete y las nueve semanas de edad. Hablá con el veterinario, él podrá evaluar el perfil de riesgo del gato y la mejor edad para vacunarlo.

  • Crecimiento intenso

Darle Me gusta y compartir esta página

Nutrición específica para tu gatito

Las fórmulas nutricionales ayudan a desarrollar las defensas naturales de tu gatito, apoyan el crecimiento saludable y el desarrollo del sistema digestivo.

Ver productos
Content Block With Text And Image 2
Artículos relacionados
Gatitos caminando al aire libre sobre césped alto.

5 hitos clave en el crecimiento de tu gatito

Gatito sentado en ambiente cerrado junto a un plato de comida naranja.

Cómo alimentar a un gatito

Gatito acostado en camilla de exploración mientras se le aplica una inyección.

Vacunaciones de gatitos

Buscá un veterinario

Si tenés alguna duda sobre la salud de tu gato, consultá a un veterinario para obtener ayuda profesional.

Buscar cerca de mi ubicación
Maine Coon adulto parado en blanco y negro sobre un fondo blanco