Hablemos del Bulldog Francés

Fornidos y rebosantes de personalidad: los Bulldogs Franceses son unos compañeros fantásticos. Su tamaño compacto y su determinación se han ganado los corazones de muchos posibles propietarios. No te dejes engañar por esa mirada seria en su rostro: por lo general, hay un perro de lo más juguetón escondido detrás. El Bulldog Francés es una raza muy adaptable que solo quiere divertirse. Ventaja añadida: se les conoce por ser muy tolerantes con los niños (en realidad con todo el mundo) y especialmente con otros perros y mascotas.

Nombre oficial: Bulldog francés

Otros nombres: Frenchie

Orígenes: Inglaterra, Francia

Vista lateral de un cachorro de Bulldog Francés en blanco y negro
  • 1 out of 5
  • 1 out of 5
  • 3 out of 5
  • 2 out of 5
  • 3 out of 5
  • 5 out of 5
  • 1 out of 5
  • 2 out of 5
  • 5 out of 5
  • 1 out of 5
  • 5 out of 5
*Recomendamos no dejar a las mascotas solas durante períodos prolongados. La compañía puede prevenir la angustia emocional y el comportamiento destructivo. Pide recomendaciones a tu veterinario. Cada mascota es diferente, incluso dentro de una misma raza; esta instantánea de los rasgos específicos de esta raza debe tomarse como una indicación. Para disfrutar de una mascota feliz, saludable y de buen comportamiento, recomendamos educar y socializar a tu mascota, así como cubrir sus necesidades básicas de bienestar (y sus necesidades sociales y de comportamiento). Las mascotas nunca deben dejarse sin supervisión con un niño. Pide más consejos a tu criador o tu veterinario. Todas las mascotas domésticas son sociables y prefieren compañía. Sin embargo, se les puede enseñar a afrontar la soledad desde una edad temprana. Pide consejo a un veterinario o entrenador para que te ayude en este aspecto.
Ilustración de un Bulldog Francés en blanco y negro
27 - 34 cm24 - 32 cm
9 - 14 kg8 - 13 kg
De 2 a 10 mesesDe 10 meses a 8 años
De 8 a 12 añosA partir de los 12 años
Del nacimiento hasta los 2 meses
Cachorro de Bulldog Francés corriendo hacia la cámara sobre la hierba
1/7

Conoce al Bulldog Francés

Todo lo que necesitas saber sobre la raza

¡El Bulldog Francés! El perro mimado de París ha emocionado al mundo y se ha convertido en una de las razas más populares. Son séptimos en las listas del Kennel Club de Reino Unido y cuartos en las del American Kennel Club. Su pequeño tamaño hace que el Bulldog Francés sea un perro modelo para urbanitas, pero si algo los ha convertido en una raza universalmente apreciada es su naturaleza afable.

A decir verdad, el Bulldog Francés es una muy buena mascota, especialmente para propietarios primerizos. Son felices simplemente durmiendo la siesta a tu lado (una de sus actividades favoritas) o jugando todo el día, y se sienten tan cómodos con los pequeños humanos, una vez entrenados, como con los grandes.

Las llamativas orejas de murciélago de la raza combinadas con su rostro "gruñón" contrastan con su personalidad jovial. Cuando lo tengas delante, podrás ver su rutina de comedia: los Bulldogs Franceses son propensos a las travesuras.

Bromas aparte, el entrenamiento de obediencia para el Bulldog Francés no es mala idea. La socialización será necesaria, ya que la raza puede estar muy unida a su propietario. En realidad, es el pequeño tamaño del Bulldog Francés lo que lo hace un poco dependiente de unos vínculos sólidos. No es un perro para rescate ni vigilancia; su mejor atributo es el de perro de compañía.

Cachorro de Bulldog Francés caminando sobre la hierba
2/7

Dos datos sobre el Bulldog Francés

1. Lindo pero fuerte

Es fácil ver a tu Bulldog Francés como un compañero adorable, pero hay que tener en cuenta ese cuerpo robusto: esto quiere decir que el ejercicio debe adaptarse a las capacidades del perro y que nadar queda totalmente excluido debido a su densidad, ya que tienen poca o ninguna flotabilidad. Mantén buenos hábitos alimenticios para que tu Bulldog Francés no gane peso.

2. Cuidado con su astucia 

El Bulldog Francés tiene un comportamiento agradable de ver que requiere un entorno de disciplina. Son juguetones por naturaleza, pero ese gusto por la diversión pronto puede convertirse en una actitud obstinada o incluso en desobediencia. A veces incluso pueden hacer el payaso. Ofréceles entrenamiento basado en recompensas o premios con cada petición. Pero no olvides restar los premios de su porción de comida diaria.

Cachorro de Bulldog Francés sentado en blanco y negro
3/7

Historia de la raza

La historia del Bulldog Francés es larga y fascinante. Se cree que la raza desciende de los perros utilizados por los Molosos, una antigua tribu griega que con el tiempo llegó a Inglaterra. Los perros Molosos se convirtieron en el Mastiff Inglés y en su subraza, el Bullenbeisser. Después de utilizarse inicialmente para el deporte del hostigamiento de toros, la raza pasó a servir como perro de compañía después de que el deporte se prohibiera en 1835.

Los terriers, muy extendidos por Inglaterra, se cruzaron luego con los ancestros del Bulldog Francés para lograr una versión en miniatura del Bulldog Inglés que siguió prestando servicios como perro ratonero y guardián. En sus inicios, el Bulldog Francés se hizo muy popular en la región de Nottingham, en el centro de Inglaterra, en especial en la industria de la confección de encajes, donde eran valorados por su capacidad para perseguir a los roedores.

En la década de 1860, este nuevo tipo de raza de Bulldog Francés debutó en los espectáculos de perros en el país y se hizo muy popular. Cuando la industria del encaje se trasladó a Francia tras la caída de su popularidad en Inglaterra, los encajeros se trasladaron a Normandía y trajeron a sus perros con ellos.

El Bulldog Francés se popularizó enormemente en la nación y se fue convirtiendo de forma gradual en la raza que conocemos hoy. El perro estaba muy de moda y era popular entre la sociedad, sobre todo entre la realeza y la nobleza. Se hicieron increíblemente populares en París y se veían por todas partes en las cafeterías de la ciudad. Los famosos artistas franceses Toulouse-Lautrec y Degas representaron a menudo a Bulldogs Franceses en sus pinturas.

La raza consiguió la misma popularidad en Estados Unidos en el siglo XX. El American Kennel Club los reconoció en 1898 y The Kennel Club en Inglaterra en 1905.

4/7

De la cabeza a la cola

Características físicas de los Bulldogs Franceses

1
2
3
4
5

1.Orejas

Grandes orejas rectangulares de murciélago, siempre erguidas, que le dan la apariencia de estar siempre alerta.

2.Cabeza

Cabeza grande y cuadrada, cráneo medio plano, medio abovedado.

3.Cola

Cuerpo robusto y compacto, patas fuertes, hombros anchos, cuello grueso.

4.Cola

Cola recta o en tirabuzón (nunca rizada), corta y gruesa hasta la punta.

5.Pelaje

Pelaje liso, pelo muy corto por lo general brillante. Piel suave y suelta alrededor de la cabeza y la cara con arrugas grandes.
Cachorro de Bulldog Francés mirando sobre un tronco
5/7

Aspectos que tener en cuenta

Aquí tienes algunos datos interesantes sobre el Bulldog Francés: desde rasgos específicos de la raza hasta una descripción general de su salud

Esa cara tan linda puede resultar problemática

Los Bulldogs Franceses tienen mínimos problemas de salud, pero su estructura facial puede plantear problemas a la hora de respirar. Los Bulldogs Franceses son propensos a padecer problemas respiratorios debido a su construcción facial, como el síndrome braquicefálico, que se caracteriza por un hocico y unas fosas nasales aplanadas. Las dificultades para respirar, especialmente en climas demasiado cálidos o demasiado fríos, pueden ser habituales, al igual que después de una sesión de ejercicio demasiado extenuante. Ten cuidado en climas muy cálidos o fríos. No conviene dejar nunca a ningún perro en un coche al sol, solo en lugares con aire acondicionado. También tienen frecuentes problemas digestivos: muchos perros con síndrome braquicefálico y los que, debido a ello, sufren obstrucción de las vías respiratorias, también muestran signos de malestar gastrointestinal.

Un cuerpo robusto que es propenso a la obesidad

El cuerpo robusto del Bulldog Francés no podría ser más entrañable, pero también debe mantenerse delgado y en forma. La raza podría ganar fácilmente peso si no se controlan las comidas ni los aperitivos. Su pecho grueso y sus patas robustas le confieren una estructura musculosa y fuerte, pero su pequeño tamaño exige casi más atención que el de sus hermanos mayores. No pueden darse un chapuzón en el mar, el lago o la piscina a menos que los agarres con fuerza: tienen forma de barril y a menudo "ruedan" en lugar de nadar, ya que su cuerpo denso carece de la flotabilidad que necesitan para desplazarse por el agua. Diseña su rutina de ejercicios sobre tierra firme.

Pueden sufrir "ojo de cereza"

No es una afección grave, pero tiene mal aspecto: el "ojo de cereza". Esta afección se da en Bulldogs Franceses cuando la glándula lagrimal del tercer párpado (que tienen todos los perros) se sale de su lugar. El ojo se ve ligeramente abultado con una línea roja en el borde exterior. El "ojo de cereza" surge cuando las fibras que anclan la glándula dentro del tercer párpado se debilitan. No hay forma de evitarlo: presta atención (!) a tu perro para detectar cualquier signo de la enfermedad. Si se produce, lleva a tu Bulldog Francés rápidamente al veterinario. Cuando quieras añadir un nuevo perro a tu hogar, asegúrate de tratar solo con criadores responsables.

Dieta saludable, perro más saludable

Al elegir comida para un Bulldog Francés hay que considerar muchos factores: su edad, estilo de vida, nivel de actividad, condición fisiológica y salud, incluidas posibles enfermedades o sensibilidades. Los alimentos proporcionan energía para cubrir las funciones vitales de un perro, y una fórmula nutricional completa debería contener un equilibrio ajustado de nutrientes para evitar cualquier deficiencia o exceso en su dieta, los cuales podrían tener efectos adversos sobre el animal. Conviene que haya disponible agua limpia y fresca en todo momento para respaldar una buena regularidad urinaria. En climas cálidos, y especialmente al hacer ejercicio, lleva agua y haz descansos frecuentes para que tu perro pueda beber. La ingesta energética también se deberá adaptar a las condiciones climáticas. Un perro que viva al aire libre en invierno tendrá mayores necesidades energéticas. Las siguientes recomendaciones son para animales con buena salud. Si tu perro tiene problemas de salud, consulta con un veterinario que recetará una dieta veterinaria específica.

Las necesidades de un cachorro de Bulldog Francés en términos de energía, proteínas, minerales y vitaminas son mucho mayores que las de un adulto. Necesitan energía y nutrientes para mantener su cuerpo, pero también para crecer y desarrollarse. Hasta los 12 meses de edad, el sistema inmunológico de los cachorros de Bulldog Francés se va desarrollando de forma gradual. Un conjunto de antioxidantes, incluida la vitamina E, puede ayudar a respaldar sus defensas naturales durante esta época de grandes cambios, descubrimientos y nuevos encuentros. Sus funciones digestivas también son diferentes de las de un adulto de Bulldog Francés: el sistema digestivo aún no ha madurado, por lo que es importante proporcionar proteínas altamente digeribles que vayan a utilizarse de manera eficaz. Los prebióticos, como los fructooligosacáridos, respaldan la salud digestiva al ayudar a equilibrar la flora intestinal, lo que da como resultado una buena calidad de las heces.

La naturaleza braquicefálica de los Bulldogs Franceses es un factor importante que debe tenerse en cuenta al elegir el tamaño, la forma y la textura de la croqueta, para que les resulte más fácil agarrarla y masticarla. La piel y el pelaje de un perro reflejan su estado de salud y para mantener saludables los de un Bulldog Francés son necesarios nutrientes como los ácidos grasos omega 3 (EPA-DHA), aminoácidos esenciales y vitaminas B que refuercen la función "barrera" de la piel. Esta breve fase de crecimiento también implica grandes necesidades energéticas, por lo que el alimento debe tener un alto contenido energético (expresado en Kcal/100 g de alimento), mientras que las concentraciones de todos los demás nutrientes también serán más altas de lo normal en un alimento de crecimiento especialmente formulado. Se recomienda dividir la cantidad diaria en tres comidas hasta los seis meses de edad y luego cambiar a dos comidas al día.

Los principales objetivos nutricionales de los Bulldogs Franceses adultos son:

Mantener la masa muscular del Bulldog Francés con un contenido óptimo de proteínas y L-carnitina para promover la quema de grasa

Preservar la salud y la belleza de la piel y el pelaje enriqueciendo los alimentos con ácidos grasos esenciales (especialmente EPA-DHA), aminoácidos esenciales y vitaminas del grupo B

Promover una digestibilidad óptima con proteínas de alta calidad y un aporte equilibrado de fibra dietética, con el fin de reducir la fermentación intestinal que puede causar trastornos digestivos, flatulencia y mal olor de las heces.

Para ayudar a mantener sus defensas naturales, se recomienda una fórmula enriquecida con un complejo antioxidante y que contenga manano-oligosacáridos.

Tras cumplir los 7 años, los Bulldogs Franceses comenzarán a enfrentarse a los primeros signos de envejecimiento. Una fórmula enriquecida con antioxidantes ayudará a mantener su vitalidad. Además, los nutrientes específicos como la condroitina y la glucosamina ayudarán a mantener unos huesos y articulaciones saludables. El envejecimiento también va acompañado de cambios en la capacidad digestiva y en ciertas necesidades nutricionales, por lo que los alimentos para Bulldogs Franceses mayores deberían cumplir las siguientes características:

Mayor contenido de vitaminas C y E. Estos nutrientes tienen propiedades antioxidantes que ayudan a proteger las células del cuerpo frente a los efectos dañinos del estrés oxidativo vinculado al envejecimiento.

Proteína de alta calidad. Al contrario de lo que se suele creer, reducir el contenido de proteínas en los alimentos aporta pocos beneficios para limitar la insuficiencia renal. Además, los perros mayores son menos eficientes en el uso de proteínas dietéticas que los perros más jóvenes. Reducir el contenido de fósforo es una buena forma de frenar el deterioro gradual de la función renal.

Una mayor proporción de oligoelementos de hierro, zinc y manganeso para ayudar a mantener el buen estado de salud de la piel y el pelaje

Mayor cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, como el aceite de borraja y el aceite de pescado, para ayudar a mantener la calidad del pelaje. Los perros pueden producir normalmente estos ácidos grasos, pero el envejecimiento puede afectar a este proceso fisiológico.

A medida que envejecen, los perros tienen más predisposición a padecer problemas dentales. Para garantizar que ingieren alimento en cantidad suficiente, es necesario tener en cuenta el tamaño, la forma y la dureza de las croquetas para que se adapten a su mandíbula.

Dos cachorros de Bulldog Francés de pie sobre un tocón de árbol
6/7

Cuidado del Bulldog Francés

Consejos de cuidados, entrenamiento y ejercicio

Cuando se trata de hacer ejercicio, el Bulldog Francés no necesita gran cantidad para mantenerse saludable. Los paseos diarios son suficientes y les encanta jugar en casa o en el jardín. Sin embargo, los Bulldogs no soportan bien el calor, por lo que el ejercicio debe ser moderado en verano. Los juegos que ponen a prueba su cerebro también benefician a los Bulldogs Franceses, ya que son muy inteligentes y nunca se achantan ante un desafío.

Si bien su pelaje corto es una de sus características más atractivas, el Bulldog Francés también muda el pelo. Les vendrá bien un cepillado semanal con un cepillo de cerdas medianas o un guante de goma. También conviene mantener la limpieza y la sequedad de las arrugas y los pliegues de la cara para evitar la acumulación de bacterias. Baña a tu Bulldog Francés una vez al mes (o según sea necesario) y asegúrate de secarle por completo los pliegues de la piel. Cortarle las uñas una vez a la semana también mantendrá el equilibrio de su robusto cuerpo.

Uno de los mejores rasgos del Bulldog Francés es su inteligencia. Es importante mostrar firmeza desde cachorro ya que el Bulldog Francés puede ser muy obstinado cuando se lo propone. La paciencia también es clave y posiblemente sea necesario repetir órdenes durante el proceso de entrenamiento. La raza es fácil de entrenar y responde bien a las órdenes basadas en recompensas, lo que significa que debe haber un premio al final de ese "¡Siéntate!". La recompensa puede ser cualquier cosa de la que disfrute tu mascota: comida seca, premios, atención o caricias, así como un juguete divertido o una sesión de juego. Es importante limitar el uso de premios que consistan en alimentos, ya que pueden contribuir a un aumento de peso excesivo. Si han consumido premios durante el día, ajusta la porción de comida diaria del perro según corresponda.

7/7

Todo sobre el Bulldog Francés

Fuentes
  1. Centros veterinarios de Estados Unidos https://vcahospitals.com/
  2. Enciclopedia de perros Royal Canin. Ed. 2010 y 2020
  3. Hospital de mascotas de Banfield https://www.banfield.com/
  4. Paquete de productos Royal Canin BHN
  5. American Kennel Club https://www.akc.org/

Dale like y compartí esta página