Ayudar a los perros y gatos a llevar la vida más saludable.

Enfermedades comunes en gatos de edad avanzada

Gato de edad avanzada sentado mientras lo examina un veterinario.
Desde la pérdida de peso hasta la diabetes, existen algunas enfermedades comunes, pero tratables, que tu gato adulto mayor puede sufrir. Descubrí cuáles son y cómo cuidar a tu gato aquí.

Lamentablemente, los gatos mayores (más de 10 años de edad) sufren varias enfermedades a medida que envejecen, así como la pérdida gradual de la eficacia de sus funciones corporales. Sin embargo, estas dolencias comunes se pueden aliviar con la combinación adecuada de dieta, asistencia médica y cambios ambientales.

Pérdida de movilidad en gatos mayores

Los gatos mayores suelen sufrir artritis y dolor en las articulaciones, ya que estas, al igual que los cartílagos, se desgastan con el paso de los años. Esto provoca una falta de movilidad, que incluye inestabilidad, dificultad para saltar e incluso dificultad para asearse de forma adecuada, ya que no son tan flexibles. Al tener articulaciones sensibles, quizás estén menos dispuestos a involucrarse en el juego o a acudir cuando se los llama dado que moverse les puede resultar doloroso.

Podés cuidar las articulaciones de tu gato a través de su dieta; por ejemplo, la inclusión de ácidos grasos omega 3 de cadena larga en su alimentación ayuda a mantener la salud de las articulaciones. De manera similar, los nutrientes como la condroitina y la glucosamina ayudan a mantener la salud de sus cartílagos.

También podés aliviar cualquier incomodidad que pueda tener tu gato de edad avanzada al moverse. Para ello, instalá rampas para que llegue a sus lugares altos favoritos, cambiale la bandeja sanitaria por una con lados menos profundos que pueda acceder más fácilmente y hacé que su cama sea más cómoda.

Gatos de edad avanzada y diabetes

La diabetes mellitus afecta a aproximadamente uno de cada 200 gatos, sobre todo a los gatos mayores. La incidencia de esta enfermedad aumenta de forma considerable después de la edad de siete años, y tiene una relación directa con la obesidad. Por lo tanto, una de las mejores maneras de proteger a tu gato contra la aparición de esta enfermedad es mantener un peso corporal saludable.

Los gatos con diabetes tienen células que no responden de forma adecuada a la insulina, y, en algunos casos, su cuerpo no puede producir suficiente insulina para funcionar. Esto significa que tienen que recibir insulina a través de PIF, generalmente una o dos veces al día. A menudo se prescribe una combinación de terapia de insulina y cambios en la dieta (a una que sea alta en proteínas pero baja en carbohidratos).

Los síntomas de diabetes en los gatos mayores incluyen micción excesiva y cambios en los volúmenes de orina, más sed y más hambre, además de predisposición a la obesidad. Si notás que tu gato muestra alguno de estos síntomas, no dejes de consultar al veterinario.

Gato de edad avanzada sentado al aire libre.

Los gatos mayores y la pérdida de peso

La pérdida de peso es un síntoma muy común, pero poco específico, de enfermedad en los gatos mayores, por lo que es importante que programes una cita con tu veterinario si observás que tu gato está bajando de peso. Así, él podrá identificar la causa probable y recetar el tratamiento adecuado.

Algunas enfermedades sistémicas cuyos síntomas incluyen la pérdida de peso son la enfermedad renal crónica, la diabetes, el hipertiroidismo y la enfermedad inflamatoria intestinal. Tu gato adulto mayor también puede haber bajado de peso debido a una disminución en su apetito, que puede ser producto de lo siguiente:

  • Problemas dentales que le causan dolor al comer
  • Deterioro del sentido del olfato y el gusto, que reduce su deseo de comer
  • Trastornos digestivos, que impiden que los nutrientes de su alimento se absorban adecuadamente

El veterinario podrá darte información sobre la mejor manera de cuidar a tu gato, lo que dependerá de la causa subyacente de su pérdida de peso. Sin embargo, también podés intentar darle un alimento de textura más suave, que sea más fácil de comer, o calentar su comida para aumentar el aroma, lo que puede estimular su apetito.

Si bien estas enfermedades son comunes en los gatos mayores, no tienen por qué causarles un dolor o estrés innecesario. Hacé una consulta con el veterinario si pensás que tu gato está sufriendo. Él podrá aconsejarte.

  • Envejecimiento

Darle Me gusta y compartir esta página

Artículos relacionados
Gato de edad avanzada acostado al aire libre.

¿Cómo afecta la vejez a los gatos?

Gato de edad avanzada acostado en ambiente cerrado sobre la alfombra.

Cuidados en la última etapa de la vida de tu gato

Gato de edad avanzada parado en ambiente cerrado comiendo de un plato rojo.

Lo que los gatos mayores necesitan de su dieta

Buscá un veterinario

Si tenés alguna duda sobre la salud de tu gato, consultá a un veterinario para obtener ayuda profesional.

Buscar cerca de mi ubicación
Maine Coon adulto parado en blanco y negro sobre un fondo blanco