Ayudar a los perros y gatos a llevar la vida más saludable.

¿Cómo afecta la vejez a los gatos?

Gato de edad avanzada acostado al aire libre.
Tu gato necesitará cuidados diferentes en cada etapa de su vida, pero ¿qué hace que un gato sea adulto mayor y cómo podés cuidarlo a esta edad?

A lo largo de cada etapa de su vida, tu gato necesitará diferentes cuidados para mantener su bienestar: ya sea durante su crecimiento cuando todavía sea un gatito o bien para respaldar su salud cuando ya sea adulto mayor. Pero ¿cuándo se vuelve adulto mayor tu gato y qué cambios podrías notar?

La edad de tu gato en años humanos

Al igual que sucede con los humanos, el proceso de envejecimiento es una experiencia individual y cada gato mostrará signos de envejecimiento en momentos diferentes. Sin embargo, en general, el cuerpo de tu gato empezará a mostrar los primeros signos de envejecimiento a nivel celular a los siete años, aunque no podrás ver ningún síntoma exterior hasta que tu tenga aproximadamente 12 años. A partir de ese momento, las células de su cuerpo empezarán a desacelerarse, y sus funciones corporales serán menos efectivas, incluidos el corazón y el sistema inmunitario.

La clasificación veterinaria de la edad de tu gato es la siguiente:

  • De 7 a 10 años, tu gato es maduro.
  • De 11 a 14 años, se lo considera adulto mayor.
  • De 15 años en adelante, se lo clasifica como geronte.

Para entender esto en términos de años humanos, un gato de 10 años sería el equivalente a un humano de 56 años. No es raro que los gatos vivan hasta 20 años, es lo mismo que un humano de 96 años.

Gato de edad avanzada sentado en ambiente cerrado

Signos de envejecimiento en tu gato

Si bien los signos de envejecimiento de cada gato aparecerán de manera diferente, hay algunos procesos comunes que atraviesan todos ellos. Su olfato, gusto y audición se vuelven menos agudos, lo cual afecta su apetito. Este también puede verse afectado por problemas dentales, como deterioro de las piezas dentales y enfermedad de las encías, o bien pérdida de dientes. Una combinación de estos problemas puede provocar pérdida de peso.

Sus articulaciones son menos flexibles, sobre todo si se ven afectadas por artrosis, lo que puede provocar dolores agudos y problemas de movilidad. Esta falta de flexibilidad también afecta su capacidad para asearse adecuadamente, lo que a su vez termina afectando su pelaje y su piel.

El pelaje mismo puede volverse más blanco y es posible que pierda calidad, ya que las glándulas sebáceas (que producen aceites nutritivos para la piel) son menos productivas. La capacidad natural de producir una respuesta inmune adecuada, tiende a disminuir con la edad, lo cual expone al gato a más riesgos de infección y enfermedades. Varios procesos metabólicos como la digestión también se ven alterados, ya que la capacidad de procesar grasas y proteínas disminuye a medida que el gato envejece.

Los gatos adultos mayores pueden mostrar conductas alteradas, como retraimiento o hacer ruidos en momentos fuera de lo habitual (por ejemplo durante la noche). Es posible que duerman más, pero no tan profundamente, lo que puede interrumpir su rutina y provocar problemas de conducta.

Síntomas de enfermedad en gatos adultos mayores

A veces, estos síntomas en un gato maduro no son simplemente una señal de "envejecimiento", sino que también pueden ser un síntoma de un problema más grave.

Los gatos tienden a ocultar cualquier enfermedad, haciéndose más sedentarios o limitando sus movimientos y actividad (lo cual puede agravar el problema), en lugar de indicar dolor a través de signos perceptibles, como renguear o hacer ruido. Por esta razón, es importante que prestes atención a cualquier cambio sutil en su conducta, como negarse a comer o dejar de saltar a su lugar favorito, y lo lleves al veterinario para un chequeo.

Hay algunos síntomas comunes a los que se debe prestar atención en un gato adulto mayor que pueden indicar un problema subyacente:

  • Pérdida de apetito o peso, lo cual puede indicar un problema digestivo.
  • Aumento de la micción o sed; posiblemente una señal de alteraciones urinarias.
  • Rigidez, renguera o dificultad para levantarse, que pueden ser consecuencia de una artritis.
  • Aspecto desorientado, ansioso o conductas inusuales.

Si te asegurás de llevar a tu gato adulto mayor al veterinario con regularidad, podrás detectar cualquier enfermedad grave antes de que se desarrolle, asegurándote de esta forma darle la mejor atención veterinaria posible.

  • Envejecimiento

Darle Me gusta y compartir esta página

Artículos relacionados
Gato de edad avanzada acostado en ambiente cerrado sobre la alfombra.

Cuidados en la última etapa de la vida de tu gato

Gato de edad avanzada parado en ambiente cerrado comiendo de un plato rojo.

Lo que los gatos mayores necesitan de su dieta

Gato de edad avanzada acostado durmiendo sobre un almohadón.

​¿Cómo debo cuidar a mi gato de edad avanzada?