Una guía para cambiar el alimento de tu perro

English Cocker Spaniel eating from a bowl indoors
La presentación de un alimento nuevo para tu perro debe hacerse lentamente, para evitar posibles molestias estomacales. Seguí nuestra sencilla guía de siete días para facilitarle a tu perro el cambio a su nueva dieta, y hacerlo de forma segura y cuidadosa.

¿Cuándo debería considerar cambiar la dieta de mi perro?

Puede llegar un momento en que tengas que cambiar la dieta de tu perro. Puede haber varias razones por las que decidas cambiar. Las siguientes son algunas de ellas:

  • Tu perro está pasando de una de las tres etapas clave de la vida a otra: cachorro, adulto y adulto mayor. Cada una de estas etapas de la vida implica un conjunto único de necesidades, y una nutrición específica puede ser beneficiosa.
  • Tu perra está preñada. Una perra lactante necesitará energía adicional y puede requerir una nueva dieta que se adapte mejor a sus exigencias nutricionales.
  • Una enfermedad o afección que necesita soporte nutricional adicional, como sensibilidad de la piel o malestar gastrointestinal.
  • Estuviste investigando varios alimentos para perros o hablaste con tu veterinario y decidiste cambiar el alimento de tu mascota.

Señales de que tu perro podría necesitar un cambio de dieta

Hay algunos signos a tener en cuenta que podrían indicar la necesidad de cambiar a un nuevo alimento para perros:

  • Un pelaje opaco puede ser una señal de que tu perro no está obteniendo los nutrientes adecuados de su dieta.
  • Heces blandas y flatulencias pueden ser un signo de intolerancia alimentaria o el resultado de un alimento de calidad más baja.
  • Niveles bajos de energía.
  • Los perros obesos o con sobrepeso pueden requerir una dieta nueva, en lugar de simplemente reducir la cantidad de la actual, para garantizar que sigan recibiendo la nutrición adecuada, completa y equilibrada que necesitan, mientras trabajan de manera segura para bajar de peso.

Si tenés alguna inquietud acerca de la salud de tu perro, el veterinario puede ayudarte a determinar qué dieta es la adecuada para tu mascota. El veterinario también puede ayudarte a saber cuándo y cómo hacer la transición al nuevo alimento de forma exitosa. Los consejos de tu veterinario ayudarán a que la transición sea una experiencia positiva para ambos.

Cómo cambiar el alimento de tu perro: hacé la transición gradualmente

Una vez que hayas decidido cambiar a otro alimento, te recomendamos una transición gradual. Si vas facilitándole a tu mascota el cambio a su nuevo alimento de forma paulatina, ayudarás a evitar molestias estomacales. En general, este proceso lleva aproximadamente una semana, y siempre es una buena idea monitorear a tu mascota para asegurarte de que todo esté bien.

Empezá por introducir la dieta nueva con una proporción baja de su dieta anterior. Luego, modificá gradualmente la relación entre el alimento anterior y el nuevo durante una semana aproximadamente, hasta que tu mascota haya pasado a comer únicamente la dieta nueva. Durante los primeros días, usá una proporción de alrededor de un 25% de alimento nuevo y un 75% de alimento anterior, y controlá la conducta y la ingesta de alimento de tu mascota.
Si, después de un par de días, todos los signos son buenos, empezá a alterar la proporción entre el alimento nuevo y el anterior. Aumentá gradualmente el porcentaje de alimento nuevo para que sea 50/50 después de cuatro días, y 75% de alimento nuevo y 25% del anterior, después de seis días. Finalmente, si tu perro ya tolera bien las raciones, empezá a darle un 100% del alimento nuevo una vez transcurridos siete u ocho días. Es buena idea que, mientras hacés la transición del alimento de tu mascota a uno nuevo, mantengas su rutina regular de alimentación, los horarios y las áreas de las comidas. Si tenés alguna inquietud sobre la forma en que tu mascota está haciendo la transición al nuevo alimento, hablá con el veterinario.

Vigilalo

Una vez que tu mascota esté alimentándose con la nueva dieta y ya no incluya nada de su alimento anterior, mantené esta nueva fórmula durante al menos dos meses, para que esta pueda experimentar todos los beneficios de la nueva nutrición, y vos puedas medir mejor qué tan bien está respondiendo al cambio. Vas a saber cuál es el mejor tipo de dieta al observar el aspecto de tu mascota: tendrá un peso corporal saludable, una piel excelente y un pelaje brillante, además de molestias estomacales mínimas y heces de buena calidad.

Idealmente, los dueños de mascotas que iniciaron una nueva dieta por razones de salud, deberían programar una consulta con el veterinario para controlar el progreso de la mascota y ver si la dieta nueva está haciendo efecto sobre la enfermedad.
  • Salud digestiva
  • Bienestar general
Artículos relacionados
English Cocker Spaniel standing indoors eating from a feeding bowl

Alimentación mixta para tu perro

Jack Russell Terrier adulto acostado en ambiente cerrado en una cama para perro con un collar isabelino.

Instrucciones para alimentar a tu perro después de la cirugía

Perro adulto acostado en una cocina.

10 alimentos tóxicos que no debés darle a tu perro