Ayudar a los perros y gatos a llevar la vida más saludable.

Instrucciones para evitar que tu perro tenga malestar estomacal

Golden Retriever adulto acostado en el piso junto a un pote plateado.
Los malestares estomacales son algo que todos los perros experimentarán durante su vida, pero hay muchas maneras en que se puede fomentar su salud digestiva y evitar que sufran este problema con demasiada frecuencia.

Ocasionalmente, todos los perros pueden sufrir malestar estomacal, pero la edad, la raza, el tamaño y el estilo de vida de tu perro pueden hacerlo más propenso a este problema que la mayoría. Afortunadamente, hay formas en que podés ayudar a evitar el malestar estomacal y hacer que el sistema digestivo de tu mascota se mantenga saludable en cada etapa de su vida.

La digestión de tu perro

El funcionamiento saludable del sistema digestivo de tu perro es crucial para garantizar que absorba todos los nutrientes que necesita de su alimento. La inmensa superficie del intestino delgado está cubierta de células que ayudan a absorber vitaminas, minerales y otros nutrientes, y también tiene la mayor cantidad de células inmunitarias del cuerpo. El tracto gastrointestinal completo es el hogar de la microflora, que son bacterias que ayudan a mantener un ambiente digestivo saludable, y estas bacterias pueden verse afectadas por los alimentos que tu perro ingiere.

¿Cuáles son los síntomas del malestar estomacal canino?

Si tu perro presenta malestar estomacal, puede tener diarrea (deposiciones blandas y sin forma) y vómitos. También puede expresar molestias o presentar distensión abdominal. Las alteraciones digestivas crónicas también suelen estar acompañadas de síntomas como pérdida de peso y un pelaje deslucido.

Prevención del malestar estomacal en cachorros

Los cachorros son particularmente propensos al malestar estomacal y la diarrea. Su sistema digestivo aún no maduró por completo. También tienen una "brecha de inmunidad", durante la cual el sistema inmunitario del cachorro ya no está protegido por los anticuerpos que obtuvo de su madre, pero todavía no produce sus propios anticuerpos de manera eficaz. Un malestar estomacal en cachorros menores de tres semanas también puede indicar enfermedades más graves que pueden ser mortales.

Podés fomentar la salud digestiva de tu cachorro si le proporcionás un alimento con nutrientes y evitás cambiárselo demasiado rápido. También asegurate de vacunar a tu cachorro cuando su veterinario lo indique.

Jack Russell Terrier adulto parado en ambiente cerrado comiendo de un plato grande.

Prevención del malestar estomacal en perros adultos

Los perros adultos tienen sistemas digestivos más robustos que los cachorros, pero aun así pueden sufrir malestar estomacal. En particular, los perros de razas más grandes, como Ovejero Alemán, Gran Danés y Setter Inglés, son propensos a tener problemas estomacales.

La mejor manera de prevenir el malestar estomacal en un perro adulto es alimentarlo con una dieta balanceada nutricionalmente, que incluya proteínas de alta calidad y de fácil digestión, además de ciertos componentes como fibras fermentables, las cuales promueven el desarrollo de "bacterias beneficiosas". La comida humana no es adecuada para perros. Les resulta difícil de digerir, no es completa ni equilibrada para ellos y puede causarles trastornos estomacales, sobre todo si tienen un alto contenido de azúcar o grasa.

Prevención del malestar estomacal en perros maduros

A medida que tu perro envejece, puede disminuir su capacidad para digerir correctamente la comida, y puede tener dificultades para masticar bien, ya que sus dientes se vuelven más sensibles. Masticar de forma incorrecta la comida o tragar demasiada cantidad de una vez y muy rápido puede causar vómitos o malestar. Si padece alguna enfermedad crónica, esto también puede tener un impacto en el funcionamiento eficaz de su sistema digestivo.

Para asegurarte de que tu perro maduro no tenga malestar estomacal, ofrecele un alimento diseñado para su raza y su edad, con el tamaño adecuado de croquetas o piezas para que le resulte fácil agarrarlo. Esto lo motivará a masticar la comida. También podés darle varias raciones pequeñas por día, para disminuir el impacto en su sistema digestivo.

Proporcionarle a tu mascota una buena dieta, adecuada para su edad, tamaño, raza y estilo de vida es una de las formas más simples de ayudar a evitar malestares digestivos. Sin embargo, si observás algún cambio significativo en la conducta alimentaria de tu perro, asegurate de visitar al veterinario, ya que estos pueden ser indicadores de problemas de salud subyacentes.

  • Salud digestiva

Darle Me gusta y compartir esta página

Artículos relacionados
Jack Russell Terrier adulto acostado en ambiente cerrado en una cama para perro con un collar isabelino.

Instrucciones para alimentar a tu perro después de la cirugía

Perro adulto acostado en una cocina.

10 alimentos tóxicos que no debés darle a tu perro

Veterinario revisando a un Dachshund adulto sentado en camilla de exploración.

Cómo detectar signos de alteraciones digestivas en tu perro

Buscá un veterinario

Si tenés alguna duda sobre la salud de tu perro, consultá a un veterinario para obtener ayuda profesional.

Buscar cerca de mi ubicación
Jack Russell Terrier adulto parado en blanco y negro sobre un fondo blanco