Ayudar a los perros y gatos a llevar la vida más saludable.

Tu perra: parto en casa y las primeras 48 horas

Jack Russell Terrier adulta acostada en una cama para perro con sus cachorros recién nacidos.
Aprendé a preparar tu hogar para que tu perra pueda parir de manera cómoda y segura, y a saber cómo darle a su camada el mejor comienzo.

Si tu perra está preñada, podés decidir que tenga los cachorros en casa contando con el asesoramiento de tu médico veterinario. Si es así, hay varias cosas que tenés que hacer antes de que llegue el gran día, a fin de que puedas sentirte seguro de que tu perra y sus cachorros estén lo más sanos posible.

Aunque quieras que tenga los cachorros en casa, es importante que haya un veterinario al que puedas llamar si las cosas se complican. Su experiencia es invaluable y podrá ayudarte para que todos los cachorros nazcan de manera segura.

En tu hogar, deberás reservar un área específica para que tu perra pueda dar a luz. Es importante que esta área se haya dispuesto correctamente a fin de garantizar que la madre esté tranquila y cómoda, y que los cachorros tengan el mejor comienzo posible. Estas son algunas cosas que hay que tener en cuenta.

La paridera para tu perra

Esta debe estar hecha de un material no poroso, que se pueda limpiar fácilmente, y tener un tamaño apropiado para tu perra y su camada. Cubrí la base de la caja con materiales que retengan el calor y que se puedan quitar para facilitar la limpieza: las toallas, las sábanas o los periódicos son ideales. Si tu perra pesa más de 15 kg, colocá varillas a 10 a 15 cm del suelo y los lados de la caja para evitar que la madre aplaste a los cachorros cuando se acueste.

Factores cruciales para el parto en casa: calor, humedad y aire

Los cachorros recién nacidos pueden perder el calor corporal y deshidratarse fácilmente, por lo que es esencial mantener el área de parto con la temperatura y la humedad adecuadas. Usá recipientes con agua o un humidificador para mantener el espacio con un 65 a 70 % de humedad, y una lámpara de radiación o infrarroja para calentar el ambiente.

En los primeros cuatro días de la vida de un cachorro, la temperatura de su entorno debe mantenerse entre 29,5 °C y 32 °C. Después de esto, las temperaturas pueden disminuir gradualmente a unos 26,7 °C a los siete a diez días, y luego a 22,2 °C hacia el final de la cuarta semana de vida de los cachorros. La paridera también debe estar en un área bien ventilada que no reciba corrientes de aire ni tampoco esté muy tapada.

Mantené el área de parto higienizada

El área de parto debe mantenerse completamente higienizada, lo que significa limitar el número de personas que entran, así como una desinfección y limpieza frecuentes. Tené mucho cuidado con tu higiene personal antes de ingresar al área, y antes de poner a tu perra en el área de parto, lavala o cepillala para eliminar la mayor cantidad posible de parásitos o bacterias.

Mostrale a tu perra el área de parto

Para asegurarte de que tu perra se sienta feliz y relajada al parir, tenés que mostrarle el área de parto y la caja una o dos semanas antes de la fecha del nacimiento. Mantenela, a ella y al área, fuera de contacto con otros animales adultos, para evitar infecciones, y asegurate de que esté cómoda en el espacio.

Cachorro recién nacido acostado durmiendo sobre una manta.

Después de que tu perra tenga sus cachorros en casa

Los cachorros son muy sensibles durante las primeras tres semanas de vida. En particular, las primeras 48 horas pueden ser decisivas para que sigan desarrollándose de manera saludable. La falta de oxígeno y las infecciones son los mayores riesgos cuando nacen, por lo que es importante seguir los consejos anteriores para preparar el área del parto, a fin de reducirlos.

Después de un nacimiento exitoso, podés darle a la camada el mejor comienzo posible de varias maneras sencillas.

Intentá hacer que los cachorros mamen de las tetillas de su madre tan pronto como sea posible después de nacer. Más que ingerir leche, la camada ingiere calostro, una sustancia que produce la madre, que mantiene y mejora el sistema inmunitario del cachorro. El calostro debe ingerirse durante las primeras 12 a 16 horas, así que alentá a los recién nacidos para que mamen inmediatamente.

Se recomienda pesar a los cachorros con regularidad, para tener un panorama general de su estado y su progreso. El veterinario debe examinar lo antes posible a los cachorros que no suban de peso o que empiecen a bajar de peso. También tenés que identificar a los cachorros que tuvieron un bajo peso al nacer, para que poder controlarlos y ayudarlos.

Un bajo peso al nacer significa que, debido a un metabolismo más alto y otros factores, el cachorro pierde calor y energía más rápidamente. Los cachorros nacen con solo el 1 al 3 % del peso de su madre, y se considera que el peso al nacer es bajo a aquel que se encuentre en el cuartil inferior para la raza particular de tu perro.

Si se prepara de la manera correcta, un nacimiento en casa puede ayudar a tu perra a sentirse relajada mientras tiene a su camada. Tu función será preparar tu casa con cuidado y brindarles a los cachorros la atención que necesitan durante esos primeros días cruciales.

  • Neonatal

Darle Me gusta y compartir esta página

Nutrición específica para tu cachorro

Existen varias fórmulas para ayudar a desarrollar sus defensas naturales, y apoyar el crecimiento saludable y el desarrollo del sistema digestivo.

Content Block With Text And Image 1
Artículos relacionados
Jack Russell Terrier cachorro sentado afuera sobre el césped junto a un gran pote plateado.

Nutrición del cachorro paso por paso

Chihuahua preñada parada en una playa de arena.

Con qué y cómo alimentar a tu perra preñada

Beagle cachorro parado en ambiente cerrado comiendo de un plato rojo.

Con qué frecuencia hay que alimentar a un cachorro